Informatica

El Temible Futuro de la Neurociencia y los Implantes Cerebrales

¿Es ético experimentar con nuestro Cerebro usando la Inteligencia Artificial?

La Neurociencia es una ciencia humilde. Como dijo una vez una persona sabia, si el cerebro humano fuera tan simple que pudiéramos entenderlo, seríamos tan simples que no podríamos. Pero, aun así, avanzamos, con implicaciones para la medicina, la inteligencia artificial, la educación y la filosofía. Entonces, ¿cuál es el futuro del estudio del cerebro y cuál es el futuro del cerebro mismo?

En noviembre, en Madrid, unos 30 neurocientíficos, empresarios y científicos informáticos (y ex jefe de la NASA) se reunieron en una discusión de dos días sobre el futuro del cerebro. La cumbre fue una iteración del Foro Future Trends, organizado por la Fundación Innovación Bankinter, donde se llegó a las siguientes conclusiones:

La discusión siguió varios temas. Donde los presentadores destacaron las formas en que la informática ayuda a la neurociencia. Alex Fornito, neurocientífico cognitivo de la Universidad de Monash, en Australia, escanea cerebros mediante resonancia magnética de difusión, que rastrea las moléculas de agua para rastrear la conectividad anatómica. Luego usa algoritmos para segmentar el cerebro en diferentes regiones, formando una red de nodos y los enlaces entre ellos. Utilizando el análisis de red, puede identificar las disfunciones particulares del TDAH, la esquizofrenia y la enfermedad de Alzheimer.

Sean Hill, neurocientífico de la Universidad de Toronto, escanea microcircuitos en cerebros de ratones y crea reconstrucciones digitales, lo que le permite modelar las oscilaciones de la red. También usa escaneos de alta resolución de cerebros completos de ratones para predecir la ubicación de las sinapsis en el cerebro. Otros investigadores hablaron sobre el uso de computadoras para interpretar señales de electrodos EEG, sensores corporales e implantes cerebrales.

Varias personas hablaron de ir hacia otro lado, usando la neurociencia para mejorar la IA. Incluso un niño puede resolver problemas que una supercomputadora no puede mientras gasta mucha menos energía. ¿Podemos aplicar ingeniería inversa a algunos de los trucos de la biología?

Fornito habló sobre las compensaciones entre tiempo, espacio y material. Algunos módulos de red conservan espacio y material al colocar neuronas cerca unas de otras, mientras que los centros que integran información usan conexiones gruesas y rápidas que ahorran tiempo a expensas del espacio y el material. Antonio Damasio, neurocientífico de la Universidad del Sur de California, nos impresionó sobre la capacidad de los organismos, que ni siquiera tienen un sistema nervioso central. Simplemente mantener la homeostasis es una hazaña. Hablando de robots, dijo que, si les diéramos cuerpos blandos y los hiciéramos vulnerables, podrían desarrollar sentimientos y autorregulación.

Rodrigo Quian, un bioingeniero de la Universidad de Leicester, habló sobre su descubrimiento de las «neuronas Jennifer Aniston», células que responden selectivamente a una persona en particular, ya sea que alguien vea una imagen, un dibujo o simplemente un nombre. En términos más generales, habló de «células conceptuales» y señaló que los humanos son pensadores flexibles y eficientes, a diferencia de muchos agentes de IA, porque podemos abstraernos de la experiencia sin depender de los detalles.

Muchas personas discutieron sobre ética y Walter Greenleaf, neurocientífico de Stanford, preguntó si la edición de genes disminuiría la neuro diversidad. David Bueno, genetista de la Universidad de Barcelona, ​​dijo que podríamos adaptar la educación de las personas en función de sus cerebros, pero planteó la posibilidad de desigualdad en el mejoramiento cognitivo. También señaló que un monitoreo amplio de la actividad cerebral podría invadir la privacidad.

Amanda Pustilnik, abogada de la Universidad de Maryland, dijo que los datos cerebrales de alguien podrían alertarlo cuando está a punto de sufrir un ataque maniaco, pero también podrían ir a un agente de datos y comenzará a ver anuncios de apuestas en línea. O podría llegar a un empleador. Necesitamos una NINA, o Ley de no discriminación de información sobre neurociencia, dijo. Pustilnik también argumentó que la neuro tecnología debería promover la autonomía, en lugar de una identificación determinista con nuestros cerebros.

Otros notaron implicaciones neurocientíficas para la identidad. Ng Wai Hoe, neurocirujano del Instituto Nacional de Neurociencia de Singapur, preguntó qué deberíamos concluir sobre la criminalidad de una persona basada en un escáner cerebral. Y, José Carmena, un ingeniero eléctrico de la Universidad de California, Berkeley, dijo que algunas personas con estimuladores cerebrales profundos para la enfermedad de Parkinson o la epilepsia dicen que su sentido de identidad es diferente cuando el estimulador está encendido.

Algunas de las preguntas que se planteó en el foro fueron: ¿La neuro tecnología y la IA proporcionarán los mayores beneficios a las personas en la parte superior o inferior de la jerarquía socioeconómica? ¿Aprender sobre el cerebro realmente tendrá un impacto en cómo nos vemos a nosotros mismos o en el libre albedrio? ¿Cómo podemos reducir el sesgo en los datos médicos? ¿Qué otros principios de biología se pueden aplicar para hacer que las máquinas pensantes sean más inteligentes?

Nuestra comprensión del cerebro está creciendo rápidamente, gracias en parte a las nuevas herramientas para estudiarlo. Quizás la mayor revelación es cuánto más queda por aprender.

Fuente: Psychology Today

SHARE
RELATED POSTS
Las Computadoras del Futuro
Las Computadoras del Futuro Podrían Ser Fabricadas de Bacterias
aprendizaje automático
Neurocientíficos Construyen una Computadora que Entiende los Sentimientos
Cómo Google Está Entrenando Chips Para Que Se Auto Diseñen

Comments are closed.