Filosofía

Entendiendo el Ectoplasma

Una breve discusión sobre lo qué es el ectoplasma, tanto en el sentido científico como paranormal y oculto.

Muchas ocurrencias que se consideran «paranormales» generalmente son vistas por el público en general con un aire de escepticismo. El consenso general de los psíquicos y médiums aún es bastante escéptico con respecto a su legitimidad. A veces solo tiene que ver algo con sus propios ojos, y experimentar algo con sus propios sentidos antes de reconocer que es verdad.

Este artículo discutirá la aparición de ectoplasma. ¿Qué es el ectoplasma? La palabra tiene dos definiciones diferentes que en realidad están entrelazadas. En el nivel científico básico, el ectoplasma se define como el citoplasma del organismo unicelular, la ameba, que se mueve extruyendo porciones de sí mismo y fluyendo hacia el espacio. El ectoplasma es la porción externa del citoplasma de una ameba, mientras que el endoplasma es la porción interna del citoplasma. Del mismo modo, el ectoplasma cuando se habla en el sentido paranormal general se refiere a una sustancia que secretan los espíritus, o más comúnmente de los médiums que estaban en comunicación con ellos.

La última definición ha sido analizada desde que fue acuñada por Charles Richet en la época en que los médiums falsos eran extremadamente comunes (finales del siglo XIX y principios del XX). Se dijo que el ectoplasma se veía excretando de la boca, las orejas y otros orificios de los médiums, como sus vaginas (ya que la mayoría de los médiums eran mujeres) mientras estaban en estado de trance. Incluso se recolectaron muestras de ectoplasma para pruebas científicas; algunos estaban compuestos de materiales de tipo lino, mientras que otras muestras eran tejidos humanos.

En el libro Psychic Self-Defense: El manual clásico  de instrucciones para protegerse contra el ataque paranormal, el autor Dion Fortune describe el ectoplasma proveniente de un estado diferente. Ella no lo discute como simplemente proveniente de médiums en comunión con espíritus, sino de un doble etérico, que está formado por un cierto tipo de materia que, aunque todavía es de naturaleza algo física, es una contraparte exacta del cuerpo físico al que pertenece.

Fortune explica una de esas experiencias que tuvo con su propio ectoplasma cuando su venganza interior, sin darse cuenta, produjo la proyección de un cuerpo etérico en forma de lobo:

«Desde aquel elemento se extendía una línea oscura de ectoplasma hacia mí, un extremo estaba unido a mi plexo solar, y el otro desapareció en el área velluda de su vientre, pero no pude ver el punto de unión real».

 


Por: Alexandria Addesso, Kean College, Elizabeth, Nueva Jersey, EE. UU.

SHARE
RELATED POSTS
Cuatro siglos de intentar probar la existencia de Dios
La Corrupción: El origen de este Cáncer Social
CIENTÍFICOS RESUELVEN EL ANTIGUO MISTERIO DEL MECANISMO DE ANTIKYTHERA

Comments are closed.