Filosofía

¿Existe Realmente la Vida Después de la Muerte?

Las experiencias-cercanas-a-la-muerte (ECM) han sido recibidas con considerable escepticismo entre la comunidad médica y científica y muchos las consideran meramente alucinatorias o de naturaleza ilusoria. 

Hoy en día, varias noticias han circulado afirmando que un estudio ha demostrado la idea de la vida después de la muerte. Investigaciones y descubrimientos hacen que estas historias parecen ser una repetición (y una exageración) de una antigua investigación que se cubrió anteriormente. Si bien es fascinante, este estudio ciertamente no prueba la existencia de una vida futura.

Luces brillantes, calidez, desapego del cuerpo, recuerdos de la vida, encuentros con espíritus; todas estas son cosas que miles, tal vez incluso millones de personas han informado cuando se acercan (y luego regresan de) la muerte. Estas llamadas experiencias cercanas a la muerte (ECM) son fenómenos ampliamente reconocidos, pero han sido recibidos con un escepticismo considerable entre la comunidad médica y científica y muchos los consideran meramente alucinatorios o de naturaleza ilusoria.

A pesar del considerable número de informes anecdóticos sobre ECM, cuya frecuencia parece estar aumentando debido a los avances en las técnicas de reanimación cardíaca, existen muy pocos estudios objetivos sobre estas experiencias. Pero ahora, investigadores de la Universidad de Southampton acaban de completar un estudio internacional de cuatro años en más de 2,000 pacientes con paro cardiaco, y que nos han dado una visión fascinante de este inquietante tema.

Como se describe en el artículo Resucitación, el estudio AWARE (conciencia durante la reanimación) se propuso examinar la amplia gama de experiencias mentales y de conciencia asociadas con el paro cardíaco. Probaron la validez de las experiencias informadas utilizando marcadores objetivos para determinar si las afirmaciones correspondían a eventos reales o alucinaciones.

De los 2,000 pacientes inscritos en el estudio, 330 sobrevivieron y 140 pudieron completar entrevistas estructuradas sobre sus recuerdos del evento. Descubrieron que el 39% de estas personas describieron cierta conciencia del tiempo anterior a la reanimación, es decir, cuando sus corazones habían dejado de latir. La mayoría de estos pacientes, sin embargo, no tenían recuerdos específicos del evento, lo que sugiere que muchas personas sí tienen actividad mental durante un paro cardíaco, pero pierden sus recuerdos después de la recuperación. Según el autor principal, el Dr. Parnia, esto podría deberse a una lesión cerebral o fármacos sedativos.

Por ejemplo, se sabe que la ketamina, un anestésico disociativo utilizado para la sedación y la anestesia general, hace que los usuarios sientan una fuerte sensación de desapego de sus cuerpos y una sensación de paz o alegría. El estado inducido a menudo se describe como similar al de las experiencias cercanas a la muerte.

Un estudio anterior que examinó la actividad cerebral de siete pacientes críticamente enfermos retirados del soporte vital encontró un pico de actividad neuronal en el momento de la muerte o cerca de ella. El autor principal del estudio informó que las convulsiones en las regiones de memoria del cerebro del paciente podrían ser responsables de las ECM.

Aunque los pacientes del estudio actual no pudieron recordar detalles específicos, muchos tenían recuerdos con temas específicos. Según el National Post , el 20% dijo que se sentía en paz y casi un tercio sintió que el tiempo se había ralentizado o acelerado. Algunos tuvieron experiencias tranquilas y vieron luces brillantes y animales, mientras que otros sintieron miedo e incluso contaron la sensación de ser arrastrados por aguas profundas.

«Curiosamente, el 13% de estas personas se sintieron separadas de sus cuerpos, y un hombre recordó haber dejado su cuerpo por completo y haber visto su reanimación desde la esquina de la habitación. Le tomó tres minutos hacer que el corazón de este hombre volviera a arrancar, pero podía describir detalles específicos tanto del personal como del procedimiento. También recordó dos pitidos de una máquina que solo hace ruido cada tres minutos.

«Sabemos que el cerebro no puede funcionar cuando el corazón ha dejado de latir», dijo el Dr. Parnia a National Post . «Pero en este caso, la conciencia consciente parece haber continuado durante hasta tres minutos en el período en el que el corazón no estaba latiendo, aunque el cerebro generalmente se apaga dentro de los 20-30 segundos después de que el corazón se ha detenido».

Aunque solo el 2% de los pacientes podía recordar explícitamente «ver» u «oír» eventos reales, debido a que los detalles eran consistentes con los eventos verificados, es imposible desacreditarlos en esta etapa y todavía se necesitan más estudios.

Fuente: iflscience.com

SHARE
RELATED POSTS
La Contaminación y la Basura Existente en la Luna
La Neurociencia
La Neurociencia Prueba que Nietzsche Tenía Razón
ES CIERTO: UN VASO DE LECHE TIBIA ANTES DE ACOSTARSE MEJORA EL SUEÑO

Comments are closed.