Psicología

LA DEPRESIÓN INHIBE LA PLASTICIDAD NEURONAL: EL EJERCICIO LA RESTAURA

Fuente: Lightspring / Shutterstock

Investigadores encontraron que la actividad física restaura la neuroplasticidad y puede reducir los síntomas depresivos.

Un estudio reciente de la Clínica de Psiquiatría y Psicoterapia de Ruhr-Universität Bochum en Alemania, muestra que una intervención de actividad física de tres semanas apoya la remisión de los trastornos depresivos mayores (TDM), y normaliza la neuroplasticidad de potenciación a largo plazo (LTP) en pacientes con TDM.

Aunque estas dos observaciones (síntomas clínicos reducidos y neuroplasticidad restaurada) están altamente correlacionadas, los investigadores no están 100 por ciento seguros de que restaurar la plasticidad cerebral a través del ejercicio provoque la remisión de los síntomas depresivos. Este artículo de acceso abierto se publicó recientemente en la revista Frontiers in Psychiatry.

“La plasticidad neuronal se refiere a la capacidad del sistema nervioso para modificarse a sí mismo, funcional y estructuralmente, en respuesta a experiencias y lesiones”.

Para este estudio, la autora principal Karin Rosenkranz y sus colegas de RUB reclutaron a 41 adultos que se sometían a tratamiento para el TDM en su clínica. Los participantes se dividieron aleatoriamente en un «grupo de ejercicio» y un grupo de «no ejercicio». Como explican los autores, «Investigamos el efecto de un programa de actividad física (AF) de 3 semanas, aplicado sobre los síntomas clínicos, la excitabilidad y plasticidad motora y la cognición en pacientes con TDM (N = 23), en comparación con una intervención de control (N = 18)».

Antes y después de las intervenciones de actividad física, la gravedad de la depresión se midió utilizando la segunda edición de las escalas de calificación del inventario de depresión de Beck (BDI-II). El BDI-II, es un inventario de autoinforme de 21 ítems que mide la gravedad de los síntomas depresivos, como sentimientos negativos, pesimismo, desesperanza, pérdida de pasión y deseo, o falta de motivación e impulso.

Para probar la neuroplasticidad similar a LTP, se utilizó una combinación de protocolos de estimulación magnética transcraneal (TMS), inhibición intracortical de intervalo corto (SICI) y estimulación asociativa pareada (PAS).

Los investigadores encontraron que las puntuaciones BDI-II iniciales más altas se correlacionaron con niveles más bajos de neuroplasticidad. Sin embargo, después de tres semanas de actividad física regular, los participantes del estudio en el «grupo de ejercicio» tenían puntuaciones BDI-II mucho más bajas (que refleja una depresión menos severa) y niveles más altos de neuroplasticidad; el grupo de control se mantuvo más cerca de la línea de base.

Cuando las personas con depresión mayor hacen ejercicio, la neuroplasticidad mejora y los síntomas depresivos disminuyen.

«Cuanto más aumentaba [la neuroplasticidad], más claramente disminuían los síntomas clínicos», dijo Rosenkranz durante el nuevo comunicado. «Estos cambios no fueron tan pronunciados en el grupo que participó en el programa de control. Esto muestra que la actividad física tiene un efecto sobre los síntomas y la capacidad del cerebro para cambiar».

Sin embargo, enfatiza que estos hallazgos correlativos no implican causalidad. «No podemos decir hasta qué punto el cambio en los síntomas y la capacidad del cerebro para cambiar están vinculados causalmente con base en estos datos», anotó Rosenkranz. «Se sabe que la actividad física beneficia al cerebro, ya que, por ejemplo, promueve la formación de conexiones neuronales. Esto ciertamente también podría desempeñar un papel aquí».

Los autores resumen sus hallazgos en la sección de discusión del artículo: «En resumen, mostramos que una intervención de actividad física (AF) apoya la remisión de los síntomas clínicos y normaliza la neuroplasticidad deficiente inducida por LTP en el TDM y que estas dos observaciones están altamente correlacionadas. Nuestro estudio, por lo tanto, destaca aún más el papel de la neuroplasticidad en la fisiopatología del TDM y la AP en su tratamiento, al mostrar que esta intervención se dirige directamente a la neuroplasticidad deficiente como un mecanismo fisiopatológico subyacente.

Se necesita más investigación para explorar si el efecto de las intervenciones terapéuticas podría predecirse mediante parámetros clínicos o neurofisiológicos, ya que esto apoyaría el desarrollo de estrategias de tratamiento individualizadas».

Fuente: Christopher Bergland. Revisado por Chloe Williams / Psychology Today

SHARE
RELATED POSTS
El Bailar Mejora la Función Cerebral, el Trabajo en Equipo y la Salud
la Tecnología Está Cambiando la Conducta
Cómo la Tecnología Está Cambiando la Conducta y la Manera de Pensar de los Niños
Trastorno de estrés postraumático

Comments are closed.