Neurociencia

Las Víctimas de Violencia Doméstica Sufren de Lesiones Cerebrales

Una investigación del Estado de Ohio ha encontrado una alta tasa de lesiones cerebrales traumáticas entre los sobrevivientes de violencia doméstica. La imagen está acreditada a OSH. Fuente: Universidad Estatal de Ohio.

Es probable que muchos sobrevivientes de violencia doméstica hayan sufrido repetidas lesiones en la cabeza y  privación de oxígeno.  Las lesiones resultaron en pérdida de memoria, ansiedad y problemas visuales.

Las personas que estuvieron expuestas a la violencia doméstica suelen sufrir golpes repetidos en la cabeza y estrangulamiento, un trauma que tiene efectos duraderos y que deberían ser ampliamente reconocidos por los defensores públicos, los proveedores de atención médica, la policía y otras personas que están en condiciones proveer ayuda, de acuerdo con autores de un nuevo estudio.

En el primer estudio de este tipo, los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio y de la Red de Violencia Doméstica de Ohio encontraron que el 81 por ciento de las mujeres que han sufrido abusos a manos de sus parejas y buscan ayuda, han sufrido una lesión en la cabeza y el 83 por ciento han sufrido también estrangulamiento.

La investigación muestra que las lesiones cerebrales causadas por golpes en la cabeza y la falta de oxígeno son problemas de salud en curso para muchos sobrevivientes de violencia doméstica. Debido a la falta de reconocimiento de estos daños duraderos, algunas interacciones entre los defensores públicos y las mujeres que sufren los efectos de estas lesiones no identificadas probablemente fueron erróneas, dijeron los investigadores.

“Una de cada tres mujeres en los Estados Unidos ha experimentado violencia de pareja. Lo que encontramos nos lleva a creer que muchas personas caminan por ahí con una lesión cerebral no diagnosticada, y tenemos que solucionarlo», dijo la investigadora principal Julianna Nemeth, profesora asistente del Ohio State.

El estudio incluyó a 49 sobrevivientes de Ohio y 62 empleados y administradores de cinco agencias en el estado.

Investigaciones anteriores han reconocido la lesión cerebral como un producto de la violencia doméstica. Pero este es el primer estudio que recopila este tipo de información detallada. También es el primero en establecer que es probable que muchos sobrevivientes hayan sufrido repetidas lesiones en la cabeza y falta de oxígeno, una combinación que podría contribuir a problemas más graves, como pérdida de memoria, dificultad para comprender, pérdida de motivación, pesadillas, ansiedad y problemas de visión y audición, informó Nemeth.

«Nadie sabe realmente qué podría significar esta combinación de lesiones para estas mujeres», dijo. “Cuando miramos nuestros datos, expresamos ‘Oh, Dios mío’. Tenemos la información que necesitamos ahora para asegurarnos de que las personas reconozcan esto como una preocupación importante en el cuidado de los sobrevivientes».

Casi la mitad de las mujeres que participaron en el estudio dijeron que habían recibido un golpe en la cabeza o que habían golpeado su cabeza contra otro objeto «demasiadas veces como para recordar”. «Más de la mitad fueron ahogadas o estranguladas» varias veces, «y una de cada cinco dijeron que sucedió» tantas veces como para recordar».

En algunos casos, los sobrevivientes vivieron ambas experiencias varas veces.

Los informes de mujeres en programas de violencia doméstica en todo Ohio ya han generado cambios, en la forma en que el grupo de defensa estatal y los programas con los que trabaja están ayudando a las sobrevivientes. Han creado un modelo llamado «CARE» para «Conectar, Avisar, Responder y Evaluar».

Han ajustado su entrenamiento y han desarrollado materiales que tratan las «lesiones invisibles» del cerebro. Están alentando a los proveedores en las agencias para que adapten los planes de atención a las necesidades específicas de las mujeres que han tenido una lesión cerebral traumática y para ayudarlas a buscar atención médica para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Actualmente, el equipo está trabajando en una evaluación para ver qué tan bien está funcionando la nueva programación.

“La lesión cerebral no era algo de lo que realmente hablamos, hasta ahora. «No formaba parte de ningún entrenamiento de rutina y estamos tratando de solucionarlo de lo que aprendimos de estos sobrevivientes», dijo Rachel Ramírez, coautora del estudio y directora de capacitación de la Red de Violencia Doméstica de Ohio. Ella ha estado explorando formas para asegurar un mejor diagnóstico y tratamiento para las mujeres con lesiones cerebrales y dijo que hay un largo camino por recorrer.

violencia doméstica

«Casi todas las recomendaciones de mejores prácticas para TBI se centran en atletas y soldados, y algunas de las guías no son prácticas para nuestra población», dijo. “Estas mujeres podrían tener problemas para planificar el futuro, tomar decisiones sobre su seguridad, asistir a citas, hacer su trabajo. Es probable que muchos se hayan estado preguntando durante años qué les pasa a ellos».

El coordinador del proyecto dijo que es probable que algunos de los sobrevivientes que han sufrido un traumatismo craneal severo y la falta de oxígeno se hayan escapado por las grietas debido a sus síntomas poco entendidos.

Por ejemplo, Kulow dijo que alguien que nunca puede acordarse de acudir a un consejero en el momento adecuado, o que se muestra combativo con un compañero de cuarto, puede verse como un alborotador cuando está realmente a merced de su lesión cerebral.

«Independientemente de por qué estamos viendo estos comportamientos, deberíamos estar sirviendo a todas las mujeres que han sobrevivido a la violencia doméstica, y solo un enfoque único no funcionará».

Además de los problemas de memoria y el deterioro cognitivo, la mala salud mental puede surgir o verse agravada por una lesión cerebral, y, abordar las necesidades de salud mental de los sobrevivientes, es un desafío continuo para las agencias, dijo Kulow.

Los investigadores también crearon otro estudio que desafía los documentos que enfrentan los empleados de la agencia cuando tratan las complejas necesidades de salud mental de los sobrevivientes. Los autores del estudio, dirigidos por Cecilia Mengo, Profesora Asistente de Trabajo Social del Estado de Ohio, piden modelos de atención adaptados a los sobrevivientes que tienen una discapacidad de salud mental.

Pero también reconocen los desafíos que enfrentan los defensores públicos y los sobrevivientes, particularmente en áreas donde los residentes tienen un acceso limitado a consejeros, psicólogos y psiquiatras.

«No es que no reconozcan la necesidad de los servicios de la salud mental, pero esa necesidad es difícil de satisfacer en un estado con servicios de salud mental inadecuados”, dijo Ramírez.

Kulow agregó: «También escuchamos de los programas que tienen falta de comprensión sobre los trastornos de salud mental más graves que tienen las personas, como el trastorno bipolar».

 

 

Fuente: Ohio State University / Neuroscience news.

SHARE
RELATED POSTS
Desarrollan Neurona Artificial que Podría Reparar Lesiones Cerebrales
Identifican el área Neuronal donde Reside el Estrés
Científicos Descubren Como el Proceso de la Memoria Influye en la Toma de Decisiones

Comments are closed.