Antropología

 Nueva Luz Acerca de los Orígenes de los Humanos Modernos

El moderno Homo Sapiens

La investigación confirma que la dispersión del Homo Sapiens, desde el sur hasta el este de África, precedió inmediatamente a la migración fuera de África.

Investigadores de la Universidad de Huddersfield, juntamente con colegas de la Universidad de Cambridge y la Universidad de Minho, en Braga, han estado utilizando un enfoque genético para abordar una de las preguntas más difíciles de todas: ¿Cómo y cuándo nos convertimos en verdaderos humanos?

El moderno Homo Sapiens surgió por primera vez en África hace más de 300,000 años, pero existe una gran controversia entre los estudiosos acerca de si las primeras personas de este tipo habrían sido ‘como nosotros’ en sus capacidades mentales, en el sentido de que, si hubieran sido criados en una familia actual de Yorkshire, por ejemplo, ¿serían indistinguibles del resto de la población? Sin embargo, los arqueólogos creen que personas como nosotros vivían en pequeñas comunidades en un refugio de la Edad de Hielo en la costa sudafricana hace al menos 100,000 años.

Entre aproximadamente 100,000 y 70,000 años atrás, estas personas dejaron abundante evidencia de que estaban pensando y comportándose como los humanos modernos – evidencia de simbolismo, como el uso de pigmentos (probablemente para pintura corporal), dibujos y grabados, cuentas de concha y diminutas herramientas de piedra llamadas microlitos, que podrían haber sido parte de arcos y flechas. Parte de esta evidencia de lo que algunos arqueólogos llaman «comportamiento humano moderno», se remonta a más de 150,000 años.

Pero si estos logros, de alguna manera hicieron que estas personas fueran especiales, sugiriendo una línea directa con la gente de hoy, la genética de sus modernos descendientes «Khoi-San» en el sur de África no parece confirmar esto. Nuestros genomas implican que casi todos los no africanos modernos de todo el mundo, y también la mayoría de los africanos, se derivan de un pequeño grupo de personas que no viven en Sudáfrica sino en África Oriental, hace aproximadamente 60,000-70,000 años. Hasta ahora no ha habido indicios de que los africanos del sur hayan contribuido a la enorme expansión del Homo Sapiens fuera de África y en todo el mundo, que tuvo lugar alrededor de ese tiempo.

Eso es, hasta ahora. El equipo de genetistas de Huddersfield-Minho, dirigido por el Profesor Martin Richards en Huddersfield y el Dr. Pedro Soares en Braga, junto con el eminente arqueólogo de Cambridge Profesor Sir Paul Mellars, han estudiado la herencia mitocondrial del ADN maternal de africanos con detalles sin precedentes, y han identificado una señal clara de una migración a pequeña escala de Sudáfrica a África oriental que tuvo lugar justo en ese momento, hace unos 65.000 años. La señal solo es evidente, actualmente, en el ADN mitocondrial. En el resto del genoma, parece que se ha erosionado por recombinación – la reorganización de los genes cromosómicos entre los padres de cada generación, que no afecta al ADN mitocondrial – en los milenios intermedios.

La señal de migración tiene sentido en términos de clima. Durante la mayor parte de los últimos cientos de años, diferentes partes de África han estado desfasadas entre sí en términos de la aridez del clima. Solo por un breve período, hace 60,000-70,000 años, hubo una ventana durante la cual el continente experimentó suficiente humedad para abrir un corredor entre el sur y el este. E intrigantemente, fue hace aproximadamente 65,000 años que algunos de los signos de simbolismo y complejidad tecnológica observados anteriormente en Sudáfrica, comienzan a aparecer en el este.

La identificación de esta señal abre la posibilidad de que una migración de un pequeño grupo de personas de Sudáfrica hacia el este, hace aproximadamente 65,000 años, transmitió aspectos de su sofisticada cultura humana moderna a las personas en el este de África. Esos pueblos del este de África eran biológicamente poco diferentes de los sudafricanos, todos eran modernos Homo Sapiens; sus cerebros eran igual de avanzados y, sin duda, estaban preparados cognitivamente para recibir los beneficios de las nuevas ideas y la actualización. Pero, la forma en que sucedió podría no haber sido tan diferente de una cultura moderna y aislada de la edad de piedra que se encuentra y abarca la civilización occidental actual.

En cualquier caso, parece que algo sucedió cuando los grupos del Sur se encontraron con los del Este, y el resultado fue la mayor diáspora del Homo Sapiens jamás conocida – ambas tanto en África como fuera de África – para establecerse bastante en Eurasia, así como tan lejos en Australia, dentro del espacio de unos pocos miles de años.

El profesor Mellars comentó: «Este trabajo muestra que la combinación de genética y arqueología trabajando en conjunto, puede llevar a avances significativos en nuestra comprensión de los orígenes del Homo Sapiens«.

 

Fuente: Universidad de Huddersfield

SHARE
RELATED POSTS
¿Está ganando popularidad Satanás?
la-Gran-Pirámide-de-Egipto
La Misteriosa Cámara Vacía Dentro de la Gran Pirámide de Egipto
Museo de Historia Natural.
Encuentran el Cráneo de uno de Nuestros más Antiguos Antepasados

Comments are closed.