Psicología

El Poder de Nuestra Imaginación Puede Cambiar las Actitudes

El Poder de Nuestra Imaginación

Nuestras actitudes pueden ser influenciadas por nuestra imaginación y experiencias. La corteza prefrontal ventromedial juega un papel clave al unir información basada en el conocimiento existente y construir eventos imaginarios.

Cuando Roland Benoit imagina a su hija en el ascensor, tanto su representación como la del ascensor se activan en su cerebro. Esto, a su vez, puede conectar estas representaciones: el valor positivo de la persona puede transferirse a la ubicación anteriormente neutral. La imagen está acreditada al Instituto Max Planck.

Muchas veces en la vida observamos lugares especiales que parecen sobresalir en nosotros: un patio de recreo escolar, tal vez una iglesia antigua, o esa esquina discreta donde lo besaron por primera vez. Antes del beso, nunca habías notado ese rincón. Es como si la experiencia especial con esa persona querida transfiriera una emoción positiva al lugar. Nuestra actitud hacia estos lugares cambia repentinamente, se vuelven valiosas para nosotros. Pero ¿podría esto también suceder puramente por el poder de la imaginación en lugar de las experiencias reales? Roland Benoit y Philipp Paulus del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas, junto con Daniel Schacter de la Universidad de Harvard, examinaron esta pregunta en un estudio. Muestran que nuestras actitudes pueden ser influenciadas no solo por lo que realmente experimentamos sino también por lo que imaginamos. Además, creen que el fenómeno se basa en la actividad que se encuentra ubicada en un área particular en la parte anterior de nuestros cerebros, la corteza prefrontal ventromedial.

A los participantes del estudio se les pidió, primero, que nombraran a las personas que les gustan mucho y también a las personas que no les gustan en absoluto. Además, se les pidió que proporcionaran una lista de lugares que consideraban neutrales. Más tarde, cuando los participantes yacían en el escáner de resonancia magnética, se les pidió que imaginaran vívidamente cómo pasarían el tiempo con una persona muy querida en uno de los lugares neutrales. «Así que, podría imaginarme con mi hija en el ascensor de nuestro instituto, donde presiono todos los botones. Finalmente, llegamos a la terraza de la azotea, donde salimos para disfrutar de la vista”, describe el primer autor Roland Benoit, quien encabeza el grupo de investigación, «Memoria adaptativa».

Después de la exploración por resonancia magnética, él y sus colegas pudieron determinar que las actitudes de los participantes hacia los lugares habían cambiado: los lugares anteriormente neutrales que se habían imaginado con las personas que gustaban ahora se consideraban más positivas que al comienzo del estudio. Los autores primero observaron este efecto con los participantes del estudio en Cambridge, MA, y luego replicaron con éxito este efecto en Leipzig, Alemania. “Imaginar simplemente interactuar con una persona muy querida en un lugar neutral puede transferir el valor emocional de la persona a este lugar. Y ni siquiera tenemos que experimentar el episodio en realidad», es como lo resume el coautor Daniel Schacter.

Usando datos de MRI, los investigadores pudieron mostrar cómo funciona este mecanismo en el cerebro. La corteza prefrontal ventromedial juega un papel importante en este proceso. Aquí es donde se almacena la información sobre personas individualmente y lugares de nuestro entorno, como los autores asumieron. Pero esta región también evalúa cuán importantes son las personas y los lugares individuales para nosotros.

«Proponemos que esta región agrupe representaciones de nuestro entorno uniendo información de todo el cerebro que forme una imagen general», explica Roland Benoit.

«Por ejemplo, habría una representación con información sobre mi hija: cómo se ve, cómo suena su voz, cómo reacciona en ciertas situaciones. La idea ahora es que estas representaciones también incluyen una evaluación, por ejemplo, qué tan importante es mi hija para mí y cuánto la amo».

De hecho, cuando los participantes pensaron en una persona que les gustaba más, los científicos vieron signos de mayor actividad en esa región. “Ahora, cuando imagino a mi hija en el ascensor, tanto su representación como la del ascensor se activan en la corteza prefrontal ventromedial. Esto, a su vez, puede conectar estas representaciones: el valor positivo de la persona puede transferirse a la ubicación anteriormente neutral».

¿Por qué los investigadores están interesados ​​en este fenómeno? Quieren comprender mejor la capacidad humana de experimentar eventos hipotéticos a través de la imaginación y cómo aprendemos de los eventos imaginados de la misma manera que de las experiencias reales. Este mecanismo puede potencialmente aumentar las decisiones orientadas hacia el futuro y también ayudar a evitar riesgos. De acuerdo con Benoit, también será importante comprender las consecuencias de los pensamientos negativos: “En nuestro estudio, mostramos cómo las imaginaciones positivas pueden conducir a una evaluación más positiva de nuestro entorno. Me pregunto cómo influye este mecanismo en las personas que tienden a detenerse en los pensamientos negativos sobre su futuro, como las personas que sufren de depresión. ¿Tal rumiación lleva a una devaluación de aspectos de su vida que son realmente neutrales o incluso positivos? esta podría ser la siguiente pregunta de investigación interesante para su equipo.

Fuente:   Instituto Max Planck

SHARE
RELATED POSTS
El Increíble Poder del Efecto Placebo
Trastorno del Espectro Autista
 Entendiendo el Trastorno del Espectro Autista
El Increíble Efecto Raikov

Comments are closed.