Salud

 Identifican Circuitos Cerebrales Relacionados a las Experiencias Disociativas

Los científicos identificaron circuitos cerebrales claves, que desempeñan un papel en la misteriosa experiencia llamada disociación, en la que las personas pueden sentirse desconectadas de su propio cuerpo y de la realidad.

No es raro ni especialmente preocupante que las personas se pierdan en un gran libro o en un sueño. Pero es desconcertante cuando sentirse transportado se vuelve tan intenso que parece que uno está literalmente separado de su propia mente o cuerpo.

Entre el 2% y el 10% de la población experimentará el misterioso fenómeno conocido como ‘disociación’ durante su vida, dijo Karl Deisseroth, MD, PhD, profesor de bioingeniería y de psiquiatría y ciencias del comportamiento, así como investigador del Instituto Médico Howard Hughes.

«Este estado a menudo se manifiesta como la percepción de estar en el exterior mirando hacia la cabina del avión que es su cuerpo o mente, y lo que está viendo simplemente no lo considera usted mismo», dijo Deisseroth.

Casi tres de cada cuatro personas que han experimentado un evento traumático entrarán en un estado disociativo durante el evento o en las horas, días y semanas siguientes, dijo Deisseroth. Para la mayoría de las personas, estas experiencias disociativas desaparecen por sí solas a las pocas semanas del trauma. Pero la disociación puede volverse crónica y altamente disruptiva, por ejemplo, en el trastorno de estrés postraumático y otras afecciones neuropsiquiátricas.

Debido a que nadie sabe qué está sucediendo dentro del cerebro para desencadenar o mantener la disociación, es difícil saber cómo detenerla. «Para desarrollar tratamientos y comprender la biología, necesitábamos saber más», dijo Deisseroth.

Ahora, en un estudio que se publicará en línea el 16 de septiembre en Nature , Deisseroth y sus colegas de la Universidad de Stanford han revelado los fundamentos moleculares y la dinámica de los circuitos cerebrales subyacentes a la disociación.

«Este estudio ha identificado circuitos cerebrales que desempeñan un papel en una experiencia subjetiva bien definida», dijo Deisseroth. «Más allá de sus posibles implicaciones médicas, se plantea la pregunta: ‘¿Qué es el yo?’ Eso es importante en derecho y literatura, e importante incluso para nuestras propias introspecciones».

Deisseroth, el profesor DH Chen y psiquiatra en ejercicio, es el autor principal del estudio. El estudiante de posgrado Sam Vesuna y el becario postdoctoral Isaac Kauvar, PhD, comparten la autoría principal del estudio.

Los hallazgos, que implican a una proteína particular en un conjunto particular de células como crucial para la sensación de disociación, podrían conducir a terapias mejor dirigidas para afecciones como el TEPT y otros trastornos en los que puede ocurrir la disociación, como el trastorno límite de la personalidad y la epilepsia.

La sensación de disociación de un paciente

Los investigadores trazaron un mapa de esta conexión cerebro-mente no solo observando el cerebro y el comportamiento de los ratones, sino también durante el tratamiento de un paciente con convulsiones crónicas en el Programa Integral de Epilepsia de Stanford. El paciente informó haber experimentado una sensación de disociación inmediatamente antes de cada convulsión. (Esta sensación previa a la convulsión se llama aura). El paciente describió esta aura como si estuviera «fuera de la silla del piloto, mirando, pero sin controlar, los indicadores», dijo Deisseroth.

Los investigadores registraron señales eléctricas de la corteza cerebral del paciente y la estimularon eléctricamente para tratar de determinar el punto de origen de las convulsiones. En el proceso, el paciente respondió a preguntas sobre cómo se sentía.

Siempre que el paciente estaba a punto de tener una convulsión, descubrieron los autores del estudio, estaba precedida no solo por el aura disociativa sino también por un patrón particular de actividad eléctrica localizado dentro de la corteza posteromedial del paciente. Esta actividad se caracterizó por una señal oscilante generada por células nerviosas que se disparan en coordinación a 3 hercios, o tres ciclos por segundo. Y cuando esta región fue estimulada eléctricamente, el paciente experimentó el aura disociativa sin tener convulsiones.

Los científicos probaron los efectos de la ketamina en ratones. Se sabe que la droga induce estados disociativos en humanos. Los ratones no pueden describir sus sentimientos. Pero con la dosis correcta de ketamina, se comportaron de una manera que sugería que estaban experimentando una especie de disociación: una desconexión entre la percepción de las sensaciones entrantes y una respuesta emocional más compleja a esas sensaciones. Cuando se colocó sobre una superficie incómodamente cálida, los ratones indicaron que podían sentir el calor; respondieron reflexivamente, moviendo sus patas. Pero actuaron como si no les importara lo suficiente como para hacer lo que normalmente harían voluntariamente en tales situaciones: lamer sus patas para refrescarse.

Inducir comportamiento disociativo con ontogenética

Los investigadores utilizaron la ontogenética, una tecnología que permite a los científicos estimular o inhibir la actividad neuronal utilizando luz, para estimular las neuronas en el equivalente de la corteza posteromedial de los ratones. Hacerlo a ritmos de 3 hercios podría inducir un comportamiento disociativo en animales sin drogas, encontraron los investigadores. Otros experimentos demostraron que un tipo particular de proteína, un canal iónico, era esencial para la generación de la señal de 3 hercios y para el comportamiento disociativo en ratones. Esta proteína podría ser un objetivo de tratamiento potencial.

 

Fuente: Stanford Medicine

SHARE
RELATED POSTS
¿Sería la ‘Cloroquina’ la Solución contra el Coronavirus como lo Recomienda el presidente Trump?
Lo que Debe Saber de su Dieta para Tener una Mejor Vida
DESCUBREN NEURONAS QUE AYUDAN A CONTROLAR ENFERMEDADES DEL SISTEMA AUTOINMUNE

Comments are closed.