Neurociencia

Está la Neuro-tecnología Cambiando al Ser Humano?

Los implantes cerebrales podrían cambiar a la humanidad para siempre y ayudar a tratar enfermedades, así como cambiar la forma en que envejecemos.

Mas pronto de lo que se podría pensar, estaríamos en la capacidad de colocar implantes de malla electrónica dentro del cerebro para que se puedan tratar problemas neurológicos, y posiblemente evitar que ocurran ciertos problemas en nuestro cerebro.

En una nueva perspectiva expuesta en la revista Nature Biotechnology, el miembro de la Facultad de Medicina de Harvard, Shaun Patel, y los profesores de la Universidad Beth Friedman Joshua y Charles M. Lieber, describen cómo los implantes de malla podrían ayudar a tratar la enfermedad de Parkinson, el Alzheimer, la adicción e incluso podrían ayudar a prevenir que el cerebro se deteriore con la edad.

«La próxima frontera es realmente la fusión de la cognición humana con las máquinas», dice Patel en una perspectiva. “Todo se manifiesta fundamentalmente en el cerebro. Todo. Todos sus pensamientos, sus percepciones, cualquier tipo de enfermedad».

Patel y Lieber, describen cómo este implante de malla puede, con el tiempo, recopilar datos del cerebro y aprender cómo se comunican sus neuronas. Con estos datos, el implante puede esencialmente mapear el cerebro y estimularlo cuando un problema neurológico requiere tratamiento. El problema principal que este tipo de estimulación está ayudando a resolver, es la falta de conectividad adecuada en el cerebro.

«Los electrodos que administran la estimulación son ultra pequeños», dice Patel. «Son de tamaño celular y subcelular, por lo que cuando los implantas en el cerebro, se parecen más al tamaño de las células en el cerebro y a los axones en el cerebro que un electrodo típico».

Tal como están las cosas, los bastones relativamente grandes que se implantan en el cerebro son el método principal para intentar estimularlo para ayudar a resolver problemas neurológicos. Patel dijo que el cerebro no maneja estas sondas muy bien, por lo que su efectividad disminuye significativamente con el tiempo.

Un electrodo neural tradicional provoca una respuesta inmune en el cerebro, mientras que una interfaz electrónica de malla no. El tamaño y la rigidez de los electrodos actuales provocan inflamación crónica, causando cicatrices gliales entre el tejido cerebral y el electrodo, degradando la interfaz neural. La electrónica de malla evade la respuesta inmune debido a las características celulares y subcelulares, y la rigidez a la flexión que se asemeja al cerebro mismo.

«Incluso si puede hacer algo muy significativo, podría no durar mucho tiempo», dice Patel.

Esta nueva forma de estimulación cerebral electrónica en realidad puede alentar a las neuronas recién formadas a migrar a áreas dañadas en el cerebro y ayudar a sanarlas. Si alguien tiene un derrame cerebral que hace que las células cerebrales de una región del cerebro mueran, por ejemplo, podría mover las células cerebrales de una región que está produciendo células para compensar lo que se perdió. Patel dice que esto se debe a que la malla se asemeja al tamaño, la forma y la estructura de las células cerebrales, por lo que las nuevas células pueden migrar a través de la malla al igual que migran a través de las neuronas.

«Esto le brinda un implemento, o una herramienta, para mover estas neuronas a las regiones que elija», dice Patel.

Este tipo de estimulación cerebral podría ayudar a reparar los circuitos defectuosos en el cerebro que conducen a enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer, e incluso podría usarse para mejorar la capacidad de alguien para aprender. Si alguien sufre de una adicción, Patel afirma que solo 500 milisegundos de estimulación con el implante pueden evitar que decidan disfrutar de hábitos poco saludables cuando sienten la necesidad.

Todo esto es bastante emocionante, pero también hay algunas consecuencias preocupantes que podrían venir con la adopción de este tipo de tecnología. El documento explica que esta tecnología podría conducir a poder analizar los pensamientos más íntimos de alguien. ¿Qué sucede cuando las corporaciones o el gobierno pueden obtener acceso a los datos que recopila un implante y posiblemente usarlos en su beneficio? Uno puede imaginar cómo se podría aprovechar o penalizar injustamente a las personas por lo que están pensando o por sus secretos que nunca debieron ser compartidos con el mundo.

Poner un implante como este en el cerebro no es solo un concepto futurista. Empresas como Neuralink, de Elon Musk, están trabajando actualmente para desarrollar este tipo de tecnología. Musk dijo en julio que espera tener un implante en el cerebro de un paciente para fines del próximo año. Sin embargo, el implante de Neuralink no será de malla, sino que tomará la forma de un pequeño chip con sondas que se insertan en el tejido cerebral. Incluso se conectará a una aplicación de iPhone.

Inicialmente, Neuralink se centrará en ayudar a tratar a pacientes que tienen cuadriplejia por una lesión de la médula espinal C1-C4, pero el plan es expandir lo que este implante será capaz de tratar con el tiempo.

Puede sonar extraño e incluso incómodo imaginar a los humanos poniéndose implantes electrónicos en la cabeza para tratar una dolencia, mantener su memoria fuerte o simplemente aprender cosas nuevas más rápido, pero lo que está claro es que es parte del futuro de la humanidad. Uno espera que solo tenga un impacto positivo en la humanidad, pero es muy posible que tengamos que enfrentar los efectos negativos de esto también.

“¿Qué puedes hacer con una interfaz neural estable? Creo que es una pregunta muy profunda e interesante”, dice Patel.

 

Fuente: Thor Benson – Inversa.

SHARE
RELATED POSTS
Logran la Conexión entre la Mente y el Cuerpo con un Sistema Neuronal
Desarrollan Neurona Artificial que Podría Reparar Lesiones Cerebrales
La Importancia de la Mediación para Mejorar Nuestros Conflictos

Comments are closed.