Salud

LO BUENO, LO MALO Y LO FEO SOBRE LA SALUD MUNDIAL EN EL 2019

Podemos aprender de nuestros éxitos y de nuestros fracasos..

Podemos decir que la salud del corazón mejoró en algunas partes del mundo, pero en los EE. UU., la disminución de las muertes cardiovasculares se estancó, lo que contribuyó a una sorprendente disminución de la esperanza de vida. Sabemos más sobre la preparación para epidemias que nunca, pero los brotes de enfermedades infecciosas prevenibles continúan. Más países están reduciendo el tabaquismo, pero los cigarrillos electrónicos están trayendo a una nueva generación de niños a la adicción de la nicotina de por vida. Aquí está lo bueno, lo malo y lo feo del 2019:

Lo Bueno

Las grasas trans, producidas industrialmente, que es un químico artificial en los alimentos mata a 500,000 personas cada año, pero este año, Tailandia, la Unión Europea y Brasil lo prohibieron, lo que lleva a casi 3 mil millones el número de personas que estarán protegidas de ella.

el 2019, muchos países aprobaron impuestos sobre las bebidas azucaradas, un paso importante para reducir la obesidad. Chile ha liderado el camino, y, más recientemente, Perú ordenó advertencias sobre alimentos ricos en sal, azúcar y grasa. Muchos otros países están trabajando para hacer lo mismo.

La Organización Mundial de la Salud agregó combinaciones de dos medicamentos antihipertensivos en una píldora a su lista de medicamentos esenciales, lo que aumentará el acceso, reducirá los costos y mejorará la calidad del tratamiento.

Lo Malo

 El mundo todavía no está listo para una epidemia de enfermedades. El ébola ha matado a más de 2,000 personas en la República Democrática del Congo, y la epidemia no ha terminado. El sarampión todavía mata a más de 100,000 niños al año, y los casos aumentaron un 17% debido a que la información errónea sobre la propagación de vacunas y los sistemas de vacunación tuvieron un rendimiento inferior. La reciente disminución de las muertes por malaria se ha disminuyo. Se necesitan nuevos enfoques y energía para reducir la cantidad de personas que la malaria mata anualmente a menos de 400,000.

Después de cinco décadas de disminución en las muertes por ataque cardíaco y accidente cerebrovascular en los Estados Unidos, nuestro progreso se ha estancado. Muchas muertes por enfermedades del corazón se pueden prevenir mediante el control de la hipertensión y la diabetes, una mejor nutrición y una mayor actividad física. Las sobredosis están impulsando la caída trágica y continua de la esperanza de vida en los EE. UU., aunque este aumento no habría sido evidente sin el estancamiento en la disminución de las muertes cardiovasculares.

Lo Feo

El uso de cigarrillos electrónicos en adolescentes estadounidenses se disparó un 78% el año pasado. El brote de lesiones pulmonares de este año asociado con los cigarrillos electrónicos muestra cuán generalizados se han vuelto los cigarrillos electrónicos. Los cigarrillos electrónicos pueden ser una herramienta útil para algunos adultos que intentan dejar de fumar, pero solo si reemplazan los cigarrillos. Para los adolescentes, los cigarrillos electrónicos no son seguros y pueden comenzar una adicción de por vida. La nicotina de cualquier fuente daña el desarrollo del cerebro. El hecho de no prohibir todos los sabores de dulces de los cigarrillos electrónicos, incluido el mentol, es una continua negligencia de salud pública.

El brote de ébola en la República Democrática del Congo puso de relieve la violencia contra los trabajadores de la salud. Lamentablemente, tales ataques ocurren todos los días. Cientos de trabajadores de la salud en docenas de países han sido asesinados mientras brindaban atención médica. Se está perdiendo el concepto fundamental de neutralidad de la atención médica: la no interferencia con los servicios médicos durante el conflicto, un principio central de los Convenios de Ginebra.

Los casos de poliomielitis se cuadruplicaron desde el año pasado, con Pakistán viendo un aumento en los casos. La polio estaba a punto de ser erradicada, un avance histórico que requirió décadas de cooperación mundial. Pero la violencia continua, combinada con programas de vacunas que no se manejan de manera óptima nos han alejado de la línea de meta.

El mundo siguió sin tomar suficientes medidas sobre el cambio climático. En salud pública, vemos un aumento en las muertes por eventos climáticos extremos y la incursión insidiosa de enfermedades transmitidas por vectores, incluida la enfermedad de Lyme, en áreas que no habían sido afectadas, entre otros impactos. La acción de la India para aumentar el acceso al propano para cocinar, a 80 millones de personas, que, aunque no es una fuente renovable causa mucha menos contaminación del aire que la madera, el estiércol y el carbón, ofrece un rayo de esperanza.

No todo es sombrío. Los líderes dedicados y los trabajadores de salud de primera línea están demostrando nuevas formas de mejorar la salud del corazón, reducir el tabaquismo, fomentar una alimentación más saludable y prevenir epidemias.

Podemos mantener a las personas sanas y no esperar hasta que se enfermen. Podemos aprender de nuestros éxitos y de nuestros fracasos. Podemos confrontar y vencer a los fabricantes y comercializadores de tabaco, alcohol y comida chatarra.

En lugar de retroceder, podemos actuar de manera estratégica y urgente, implementar lo que funciona y hacer que la próxima década sea la más saludable en la historia humana.

Fuente: Tom Frieden

SHARE
RELATED POSTS
El Vegetarianismo Puede Reducir el Riesgo de Contraer Diabetes Tipo 2
Como la Radioterapia de Protones Mata el Cáncer en Milisegundos
Educación con una Correcta Dieta
Científicos Relacionan la Educación con una Correcta Dieta

Comments are closed.