Antropología

Lo Que Nos Dicen las Pandillas Sobre El Mundo En Que Vivimos

Las visiones histriónicas de las pandillas como encarnaciones fundamentales de violencia, brutalidad y peligro no son en absoluto nuevas.

En un discurso pronunciado el 28 de marzo de 2019, en un mitin político en Grand Rapids, Michigan, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, describió de manera dramática a los pandilleros como «algunas de las personas más enfermas, más demenciales y más viciosas del mundo». Su dirección se duplicó en declaraciones anteriores, incluida una conferencia de prensa en la Casa Blanca en mayo de 2018, durante la cual, de manera infame, afirmó que los pandilleros «no son personas, son animales».

Trump utiliza esa retórica cargada emocionalmente sobre las pandillas para tratar de justificar todo, desde la construcción de un muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos (para mantenerlos fuera) hasta retratar de manera negativa a los inmigrantes latinos en general (en la medida en que se refiere principalmente a la pandilla centroamericana MS-13).

Las visiones histriónicas de las pandillas como encarnaciones fundamentales de violencia, brutalidad y peligro no son en absoluto nuevas. De hecho, son extremadamente comunes entre el público en general, los políticos, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y otras autoridades. Dichas representaciones sirven propósitos específicos y agendas políticas, pero también ocultan la naturaleza fundamentalmente reveladora de las pandillas y lo que tienen que decir sobre nuestras sociedades.

Caos, anarquía, destrucción y estereotipos.

Con frecuencia representada como una forma casi patológica de brutalidad en los medios de comunicación, novelas y películas, en todo el mundo las pandillas están asociadas con la destrucción anárquica y el caos. El caso más obvio es en América Central contemporánea, donde las pandillas, conocidas como Maras o Las pandillas, son ampliamente percibidas como actores clave dentro de un panorama contemporáneo de criminalidad rampante, caracterizada por niveles de violencia que a menudo superan a los conflictos revolucionarios que afectaron a la región durante los años setenta y ochenta.

Las pandillas de la región han sido descritas por oficiales de la ley, periodistas y otros como una amenaza crítica para la seguridad, una «nueva insurgencia urbCon frecuencia representada como una forma casi patológica de brutalidad en los medios de comunicación, novelas y películas, en todo el mundo las pandillas están asociadas con la destrucción anárquica y el caos. El caso más obvio es en América Central contemporánea, donde las pandillas, conocidas como Maras o Las pandillas, son ampliamente percibidas como actores clave dentro de un panorama contemporáneo de criminalidad rampante, caracterizada por niveles de violencia que a menudo superan a los conflictos revolucionarios que afectaron a la región durante los años setenta y ochenta.ana» que apunta a “hacerse cargo de Centroamérica”. La respuesta política en los últimos años ha sido brutalmente represiva, en la medida en que no es exagerado hablar de naciones centroamericanas liderando una verdadera «guerra contra las pandillas».

Tales construcciones alarmistas de pandillas han sido criticadas como exageraciones y estereotipos, tanto en Centroamérica como en otros lugares. Sin embargo, siguen siendo generalizadas, en particular porque las pandillas sirven como chivos expiatorios convenientes para las autoridades y justifican formas de control e intervención, incluida la promoción directa de la segregación urbana.

Otra razón para la persistencia de tales representaciones estereotipadas es la ubicuidad de las pandillas. Podría decirse que son uno de los pocos fenómenos verdaderamente globales que se encuentran en casi todas las sociedades en el tiempo y el espacio.

Las pandillas como instituciones sociales reveladoras.

En parte debido a su ubicuidad, las pandillas son instituciones sociales intrínsecamente reveladoras. Como lo expresó el sociólogo estadounidense Frederic Thrasher en su estudio pionero de las pandillas en Chicago en 1927, en muchos aspectos son «vida, dura e indomable, [y por lo tanto] rica en procesos sociales elementales significativos para el estudiante de la sociedad y la naturaleza humana».

Las pandillas están asociadas con una gama de actividades humanas fundamentales, que incluyen el ejercicio del poder, la acumulación de capital, la socialización, la formación de identidad, el control territorial, la resistencia y la articulación de las relaciones de género. De hecho, tales procesos son a menudo observables de una manera mucho más directa y mediada a través de la lente de las pandillas.

 

Hasta este punto, se puede decir plausiblemente que las pandillas constituyen instituciones «destacadas» particularmente interesantes, destacando tendencias sociales más amplias. Si bien el estudio de Thrasher ofreció amplia información sobre las minucias de las pandillas de Chicago, también arrojó luz sobre la economía política de Chicago y de la sociedad estadounidense en general. Su investigación apuntó a una relación entre el surgimiento de pandillas y la existencia de comunidades marginadas, a menudo inmigrantes, y, por lo tanto, llamó la atención sobre los crecientes niveles de desigualdad que caracterizaron a la sociedad estadounidense en los años treinta y veinte.

Las pandillas no son solo un fenómeno social autónomo, con una dinámica interna compleja, sino que también son un epifenómeno – lo que significa que se reflejan fundamentalmente y están conformados por estructuras sociales más amplias. Las pandillas, por lo tanto, son ventanas a la naturaleza cambiante de la sociedad. Por ejemplo, el estudio de Sudhir Venkatesh sobre las actividades económicas de las pandillas callejeras en la década de 1980 en Chicago, destacó cómo su cambio de formas colectivas de venta de drogas a prácticas de trato más individuales se vinculó con el auge de Reaganomics, y el consiguiente aumento de la individualización de la sociedad estadounidense.

Entender a las pandillas es crucial si queremos enfrentarnos con dinámicas sociales más amplias. En particular, la forma en que evolucionan las pandillas puede indicar cambios sociales específicos. Por ejemplo, cuando una pandilla se vuelve más violenta o cuando sus actividades se vuelven más exclusivas, a menudo son signos de formas más amplias de represión y discriminación contra ciertos grupos dentro de la sociedad. El hecho de que las bandas de América Central se han vuelto cada vez más brutales y han pasado de las acciones de vigilancia hacia la extorsión y el tráfico de drogas, se les pueden asociar con la siempre oligarquía en incremento,  y la naturaleza segregada de las sociedades de las regiones

Un fenómeno volátil

La volatilidad de las pandillas significa que cualquiera investigación debe abordar inevitablemente la cuestión de qué es lo que explica su surgimiento, expansión, evolución y declive de una manera que evite las tipologías y categorizaciones rígidas.

Por ejemplo, necesitamos cuestionar qué entendemos por el término pandilla. La palabra no solo está cargada, sino que también se usa de manera muy variable, se aplica a fenómenos sociales que incluyen el crimen organizado, asociaciones basadas en prisiones e incluso grupos informales de jóvenes en las esquinas de las calles que se involucran en comportamientos «antisociales». También pueden cambiar rápidamente de forma: la pandilla juvenil de hoy podría convertirse mañana en una organización de traficantes de drogas y en una milicia política al día siguiente.

Por lo tanto, necesitamos una definición expansiva que nos permita abarcar estas diferentes formas e iteraciones. Debemos ir más allá, de solo centrarnos en la dinámica organizativa o la pertenencia a pandillas, y considerar sus entornos y circunstancias estructurales, incluida la forma en que se conectan con otros actores sociales como el crimen organizado, la policía, los políticos, las élites empresariales y los empresarios, entre otros.

Más de 100 años de investigación en todo el mundo han puesto de relieve cómo las pandillas son un fenómeno que puede variar enormemente en forma y consecuencias. Sin embargo, la gran mayoría de los estudios se centran en una sola pandilla o ubicación, y como resultado han generado poco en la forma de ideas generalizables. La comparación es una forma obvia de determinar qué tipos de dinámicas de pandillas podrían ser generales y cuáles podrían ser específicas para lugares particulares, y por esta razón se encuentra en el núcleo del proyecto GANGS, recientemente iniciado, que a lo largo de los próximos cinco años explorará la dinámica de las pandillas en Nicaragua, Sudáfrica y Francia.

Miembros de una pandilla en Francia

Este proyecto buscará responder preguntas tales como cómo y por qué surgen y evolucionan las pandillas de manera particular. ¿Bajo qué tipo de condiciones urbanas y políticas? ¿Por qué las personas se unen y dejan pandillas, y cómo influye en sus posibilidades de vida?

Es de esperar que la respuesta a estas preguntas en los tres contextos no solo nos ayude a comprender a las pandillas desde una perspectiva más global, sino que, de manera más general, a comprender mejor la naturaleza subyacente del mundo en el que vivimos.

 

 

Fuente: La conversación.

SHARE
RELATED POSTS
¿Podría una Píldora Cambiar sus Creencias Políticas o Religiosas?
la ciencia entra en acción se rompe el hechizo
Descubren el Motivo de la ‘Maldición’ de la Momia de Tutankamón
la-Gran-Pirámide-de-Egipto
La Misteriosa Cámara Vacía Dentro de la Gran Pirámide de Egipto

Comments are closed.