Psicología

EL GUARDAR SECRETOS PUEDE HACER DAÑO

Guardar secretos puede ser psicológicamente dañino, pero conocer las razones para hacerlo puede ayudar a conducir al empoderamiento.

No es ningún secreto que estás guardando un secreto en este momento. De hecho, si usted es como muchas personas, es probable que pueda contar con una docena de elementos de información personal que nunca he compartido con nadie, y probablemente nunca lo hará.
Podría ser la aventura de una noche con un desconocido. O quizás una vez cometió un delito menor y se salió con la suya.

Que no tiene por qué ser extrema. Muchas personas mantienen en secreto sus opiniones políticas y religiosas, especialmente cuando creen que nadie más estará de acuerdo con ellas. Algunas personas esconden sus finanzas, ya sea que tengan mucho más o mucho menos de lo que otros piensan. Asimismo, la orientación sexual, y los comportamientos sexuales en general son un asunto privado para la mayoría de las personas.

El secreto es la retención intencional de información personal de una o más personas. Guardar secretos a menudo puede ser perjudicial a largo plazo, tanto física como psicológicamente. Sin embargo, según el psicólogo de la Universidad de Columbia, Michael Slepian, y el psicólogo de la Universidad de Chicago , Alex Koch, no es la ocultación de información a los demás lo que nos duele. En cambio, es el hecho de que tendemos a rumiar nuestros secretos.

Algunos secretos que guardamos no nos hacen daño, ya que de todos modos no son asunto de nadie más. Pero otros pesan mucho en nuestras mentes, y estos son los que nos perjudican con el tiempo. Para comprender por qué este es el caso, Slepian y Koch llevaron a cabo una serie de estudios.

Investigaciones anteriores han revelado que los secretos que las personas suelen guardar pueden agruparse en 36 categorías básicas. Estos van desde la infidelidad hasta el comportamiento delictivo, desde los deseos románticos hasta la insatisfacción laboral, y desde haber tenido una experiencia traumática hasta perseguir un pasatiempo inusual.

Lo que no está claro en esta lista es por qué algunos secretos son dañinos y otros no. En el primer estudio, los investigadores pidieron a los participantes que organizaran los 36 secretos comunes en tantos grupos como quisieran.

Al analizar las agrupaciones que hicieron las personas, los investigadores pudieron identificar tres dimensiones que describen cada secreto:
Inmoralidad: algunos secretos involucran comportamientos que las personas, incluido el poseedor del secreto, considerarían inmorales.

Algunos ejemplos de secretos que tienen una alta dimensión inmoral incluyen dañar a otra persona, el robo u otros actos ilegales. Otros secretos no tienen ningún componente moral particular, como ambiciones, pasatiempos o sentimientos de descontento en el trabajo.

Conexión: las personas generalmente mantienen en secreto los detalles de sus relaciones íntimas. Ejemplos de secretos de alta dimensión relacional son el deseo romántico, la infidelidad y los comportamientos sexuales en general. Por el contrario, otros secretos tienen poco que ver con nuestras relaciones, como problemas en la escuela o el trabajo, así como creencias religiosas o políticas.

Insight: En nuestra vida laboral, a menudo tenemos que mantener cierta información confidencial. Entendemos claramente por qué guardamos estos secretos. En otras palabras, tenemos una idea de ellos. Por el contrario, a menudo tenemos poca información sobre las razones de nuestros problemas matrimoniales o problemas de salud, por lo que estos se clasifican como bajos en la dimensión de información.

En estudios posteriores, Serían y Koch descubrieron que pueden predecir qué secretos causarán daño al considerar cómo se clasifica cada uno en las tres dimensiones. Esto se debe a que cada una de las dimensiones tiene una experiencia emocional particular asociada.

Los secretos pueden ser psicológicamente dañinos porque el poseedor del secreto no tiene la oportunidad de discutir su contenido con otras personas. Cuando tenemos problemas, es útil compartirlos con otras personas que pueden brindarnos una idea de cómo lidiar con ellos. Pero cuando se trata de secretos que son altos en la dimensión de la inmoralidad, sentimos vergüenza y somos reacios a compartirlos, a menudo por una buena razón.

Sin embargo, es menos probable que los secretos de las otras dos dimensiones provoquen daños psicológicos. Por ejemplo, los secretos en lo alto de la dimensión de conectividad nos aseguran que tenemos valiosas relaciones sociales o íntimas. Por lo tanto, si tiene un amante secreto, los pensamientos de esta conexión íntima sin duda mejoran el estado de ánimo, incluso si no puede compartirlos con otras personas.

Del mismo modo, los secretos que se encuentran en la dimensión de insight evocan un sentido de competencia. Por ejemplo, saber que se le ha confiado información secreta en el trabajo le asegura que es una persona capaz y digna de confianza, y esta percepción es enriquecedora.

Por supuesto, un secreto puede ser alto en dos o incluso en las tres dimensiones al mismo tiempo. Por ejemplo, un secreto sobre una aventura puede tener un alto nivel de inmoralidad y conexión. Por lo tanto, el poseedor del secreto puede sentir tanta vergüenza por engañar a su cónyuge como la emoción de estar íntimamente conectado con otro ser humano al mismo tiempo.

Slepian y Koch señalaron que el secreto lastima principalmente al poseedor del secreto porque rumia al respecto, y propusieron que conocer la razón por la que se guarda el secreto podría ayudar a aliviar la angustia psicológica. Con este fin, idearon un ejercicio de encuadre simple, que probaron en 300 participantes.

Para cada secreto que tenían, se pidió a los participantes que consideraran las siguientes tres declaraciones, que están asociadas con las tres dimensiones de los secretos:

  • No hay nada de malo en tener este secreto. (Inmoralidad)
  • Este secreto protege a alguien que conozco. (Conectividad)
  • Tengo una buena idea de este secreto. (Perspicacia)

Aquellos que participaron en este ejercicio de encuadre a diario informaron menos cavilaciones sobre su secreto y, en general, mejor estado de ánimo durante la semana siguiente. Hablando en términos más generales, este resultado sugiere que tener claridad sobre la razón para mantener un secreto puede reducir el daño psicológico que proviene de reflexionar sobre él.

Todos tenemos información personal que preferimos no compartir con otras personas. Mientras mantenemos algunos secretos fuera de la vergüenza, otros pueden empoderarnos. Mientras entendamos claramente la razón para guardar el secreto, podemos evitar caer en la espiral dañina de pensar en ello una y otra vez.

Fuente: Slepian ML & Koch, A, A (2021). Identificar las dimensiones de los secretos para reducir sus daños. Viaje de la personalidad y la psicología social, 120, 1431-1456 / Psychology Today

SHARE
RELATED POSTS
Efectos del Aceite de Lavanda
Los Excelentes Efectos del Aceite de Lavanda en la Ansiedad
Trastorno del Espectro Autista
 Entendiendo el Trastorno del Espectro Autista
Logran Predecir las Respuestas Emocionales Inducidas por la Música

Comments are closed.